sábado, 28 de enero de 2012

147.

Creía que te hacías echar de menos con esas miradas tímidas y esas sonrisas torcidas. Habíamos vivido tiempos mejores, en la ausencia de la compañía del otro, quiero decir. Éramos como dos discos de vinilo, con sus cajas, que se encontraban entre otros apilados, distanciados. Hasta que un día alguien quiso saber cómo tocaba Pink Floyd bajo el título de una película llamada More. Y acabamos metidos en un armario cuando nos olvidaron, pero nosotros no nos olvidábamos del otro, por desgracia. Cinco días, un largo adiós, y llegan los títulos de crédito. Donde cada vez que veía tu nombre se me trababa la voz. No entiendo cómo la gente que significa tanto se extingue en dos segundos. Uno, cuando lo dice, dos, cuando te mira por última vez. Y se corta mientras suena una trágica música de fondo y la lluvia arrecia. Una piel sensible, un corazón frío, y unas lágrimas de más que no se distinguen. Podría ser el final de cualquier película que no fuera esta.

Pero me volvió a tocar salir perdiendo. 18:55.

viernes, 27 de enero de 2012

146.

Haber creado agujeros negros en tu  mente, que tanto efecto surgieron que certeza desapareció dando paso a anonimato de dudas, de misterios, de realidades, y de rostros que dejaron identidades esparcidas y entremezcladas. Terjiversar conversaciones que probablemente nunca sucedieron en tu imaginación. Tarde o temprano cederás ante la inapelable e intermitente cuestión, que en verdad no es nada trascendental. Aunque esa es la situación, pensar que sí lo es, y comerte el coco ahora sí, ahora también.

Los problemas están para resolverlos, no para recordarlos.

jueves, 26 de enero de 2012

145.

Todos tenemos derecho a soñar. A no querer crecer, ni ser mayores un instante; o varios, en los que nos gustaría permanecer. Te agrada pensar que puedes volver al pasado, a sonreír por cualquier tontería incluso cuando no entendías lo que te decían. A pensar que después de todo, hay algo mejor. Querer un lugar en el que todo sea sencillo, y no haya nervios por tonterías, personas ausentes, y enemigos presentes. Ausencia de todo para ser el rey o reina de tu momento.
Para que, aunque no se cumpla lo que deseas, lo tengas más cerca, mínimamente real.

miércoles, 25 de enero de 2012

144.

Lo peor es que no veas lo sometida que estás.
Que te veas limitada y no puedas explotar.

martes, 24 de enero de 2012

143.

Luz blanca, brillante intensa. Ni frío, ni calor. Incomoda tanta perfección. Mentalmente ajena a lo que sucede alrededor. No necesito más que esto ahora mismo. Golpe de adrenalina, euforia, labios que se abren pero se ven tapados por tus manos. Sorpresas ansiadas que suceden, tardando, pero llegan. El momento exacto en el que tu día se pone como un camino llano, agradable, sorprendentemente confortable. Y la sensación permanece. Por suerte. No, en verdad no es por suerte.

Simplemente te merecías algo así.

lunes, 23 de enero de 2012

142.

Mom, listen, I haven’t been together with Topanga for 22 years, but we have been together for 16. That’s a lot longer than most couples have been together. I mean, when we were born, you told me that we used to take walks in our strollers together around the block. When we were two, we were best friends. I mean, I knew everything about this girl. I knew her favorite color, her favorite food. Then we became six, Eric made fun of me because it wasn’t cool to have a best friend that was a girl or even know a girl. So for the next seven years I threw dirt at her. I like to call those “the lost years”. Then when I was thirteen, mom, she put me up against my locker and she kissed me. I mean, she gave me my first kiss. She taught me how to dance. She always was talking about these crazy things and I never understood a word she said. All I understood was that she was the girl I sat up every night thinking about, and when I’m with her, I feel happy to be alive. Like I can do anything. Even talk to you like this. So that’s, that’s what I think is love, mom. When I’m better because she’s here.Cory Matthews, Boy Meets World

domingo, 22 de enero de 2012

141.

Monotema si hablamos de seguridad. Sensación frío si rozamos el rocío con los dedos. Pues con esto es lo mismo; sabemos lo que nos espera, y sin embargo, lo hacemos. No nos importa lo que piensen aquellos, sólo lo que podamos pensar nosotros. Aunque en tu caso seguía siendo distinto.

¿Sabes? Una vez alguien dijo que aquellas cosas que odiamos ahora, son las que más echaremos de menos cuando no estén.
Lo estoy empezando a comprobar.

viernes, 20 de enero de 2012

140.

Enséñame cómo mentir, párate en la línea, describe el sentimiento. Con doscientos kilómetros atrás, otros doscientos nos quedan aún. Que no te ilumine ninguna luz, sólo eres tú. Espera a que salga el día del ritmo de tu noche, y no tengas noticias, pues no me quiero enterar. Entre los ojos, un reto más, mira mis sueños iluminados. Doscientas mentiras has contado, bastantes más te quedar por contar.

miércoles, 18 de enero de 2012

139.

Y aunque en un primer momento te dejas llevar, luego te arrepientes de verdad. Porque, ¿a cuántas habrá prometido las mismas cosas?
Que mirándole te sientas en las nubes, y escribas semejantes empalagoserías en una agenda que casi sabe lo que sientes mejor que tú. No pido un superhéroe. No pido a Batman, no pido a Superman, ni a Green Lantern. No quiero un Claudio, un Romeo, un Luca, un Peeta, un Diego, o un Tate. No te pido que seques esas lágrimas; sólo que no las hagas aparecer. No pido que seas perfecto, ni que lo intentes. No pido que me digas "te quiero" constantemente. Sólo cuando quieras recordármelo. No quiero que me sorprendas, sólo que dejes que fluya. No quiero ser lo primero en tu vida. Me basta con estar presente. Pero sobretodo, no quiero que mientas. Quiero que digas tu verdad. Aunque duela.

Porque,  no nos engañemos, suele doler.


--
(Y entonces Bi dejó que otra persona publicara también en su blog)

domingo, 15 de enero de 2012

137.

Ponemos ejemplos porque preferimos no decir que es nuestro caso. Alguien dijo aquello de: "Caminante no hay camino, se hace el camino al andar", pero el mío está lleno de baches, y se me hace arduo el continuar. Sé tu propio héroe, no pienses que llegará alguien con una capa, y te llevará volando al cielo. Bueno, lo segundo a lo mejor lo consigue. Pero tienes que ser fuerte, no dejar que te impidan serlo.

Y ríete de quien te diga lo contrario.

viernes, 13 de enero de 2012

136.

Y un nuevo momento, clichés, manías y virtudes.
Mañana llueve en mi, pero no fuera. Te aviso de que hace frío, pero podemos encontrar calor. Que no sois los reyes, pero por mi como si lo fuerais. Que los "tengo ganas de ti" están muy vistos, y se empiezan a quedar cortos. Que le sobran horas de día a estas noches, y mañana puedo sorprenderme al ver que no estás. Tendemos a callar más, a hablar menos. Pero es otro dato que no te resulta trascendental.

miércoles, 11 de enero de 2012

135.

Enumerar sensaciones que te produce esa mirada, y ceder al ver que el número aproximado es un ocho tumbado. Esa ilusión fallida que no es comparable al "mal sabor de boca" posterior. Pasar de ilusión a ilusa. Porque hay caricias que sientes como magma deslizándose por tu mejilla. Él te da un calor que cuando te quitan sólo hay frío e infinitas palabras que no tuviste tiempo de decir, porque él buscaba tu piel con su mano bajo tu camisa. Y claro, entonces faltó conciencia, y sobró ropa. Días después, se conserva la ausencia, y se evocan los recuerdos. Y la vida no tiene botón de "reiniciar" como los videojuegos. Si lo fuera, la comisura de sus labios no tendería a inclinarse hacia abajo, y esos surcos húmedos de sus pómulos estarían secos. O tensos, por la presencia de esa sonrisa perdida.

martes, 10 de enero de 2012

lunes, 9 de enero de 2012

133.

Calculando tiempos infinitos. Mil silencios que se llenan con miradas. Bien, mal, peor, horrible. Afrontar no quiere decir superar; y eso es lo peor, volver a intentarlo, volver a fallar. Intentar darle mil vueltas, siempre se te resistirá. Mi vida está llena de fallos; uno de ellos es cada vez que hablo, porque lo estropeo, y con una frase acabo con todo.

jueves, 5 de enero de 2012

131.

Hay veces en las que no sabes cómo explicarte. O, más bien, te entiendes a ti mismo, pero lo que sientes no sabes cómo transmitírselo a los demás. Ya que por dentro es un completo caos. Por eso, cuando las personas en las que más confías hacen la pregunta, lo meditas demasiado. Cuando, en realidad, sólo tienes que hablar, y dejar que fluya sólo, porque aunque resulte complejo, ellos van a entender qué es lo que intentas decir, y te resulta casi imposible confesar. El problema llega cuando te faltan esas personas.

miércoles, 4 de enero de 2012

130.

Yo prefiero ver los truenos y oír los rayos;  tocar la luz del sol, gustar el galán de noche y oler la música que sale de mis cascos. No, nunca fui normal. Prefiero saltar la valla a quedarme mirando cuán alta es,decir lo que pienso a envenenarme callando, correr a pensar en la pereza, echar de menos a decircuánto lo hago, recordar a revivir, hacer a no hacer y arrepentirme, caer borde a tragar lo que no me gusta escuchar, sonreír irónicamente a insultar, cantar las partes de la canción que me gustan más alto a mantener el tono monótono, leerme un libro que me gusta en un día a repartirlo por pena a que se acabe,contar la síntesis a dosificar la información, exigirme a conformarme, el azul al amarillo, contar sentimientos a medias a hablar de ellos del todo, las comedias a los dramas, las palabras sangrantesa las de caramelo de vainilla, un mensaje breve y conciso a una llamada, bucear a nadar, una barbacoa a una comida, una palabra de mi abuela a cinco de mi madre, por las noches actuar a pensar y por el día viceversa, enervarme a mantenerme en estado vegetal, un perro a un gato y un león a un oso, apreciar a querer, tener picardía a tener zorrería, aprender a quedarme ignorante, hacer a pedirlo, pensar en por qué a recriminar, alegrarme de los progresos ajenos a envidiar y preocuparme por mi vida a hacerlo de la de los demás.


De aquí. Merece muy mucho la pena.

martes, 3 de enero de 2012

129.

Hoy le he visto, después de 79 días. Y me he dado cuenta de que me gusta. Me gusta verle sonreír, y que no se dé cuenta de mi presencia. De que esté, siempre, y que yo no le necesite tanto como pensaba.

lunes, 2 de enero de 2012

128.

Tenemos dos opciones:
Hablar sobre lo que nunca pasará, o empezar a cambiar las cosas.



Si no, siempre podemos improvisar.

domingo, 1 de enero de 2012

127.

Ocultando sonrisas y no queriendo mostrar sentimientos. Hay más cosas malas que buenas en estos momentos. Un mes te parece un siglo. Y un dolor físico una caricia comparado con el interior. Pero siguen siendo las dos de la mañana, y tu moral aumenta mientras disminuye el champán de tu copa. No deja de ser 2012 aunque no te importaría que no hubiera finales cada 365 días. Por suerte este es bisiesto, y tenemos 24 horas de más para intentar enmendar lo que ya no tiene remedio, ni cura. Por intentarlo, sólo perdemos un tiempo que hasta ahora ya habíamos malgastado.

Feliz 2012 a todos.