sábado, 31 de diciembre de 2011

126.

And If I love, or loved you someday, it's my problem. I don't wanna stop hearing your voice. I just don't wanna let go. So, please, don't let me go, or come with me.


This is Heath, and I miss his smile. I miss him. So much.

125.

Poco más que añadir a los múltiples sucesos que intento evitar e inevitablemente me resulta imposible. A sus ojos resultas invisible, pero adoptan tus mejillas un tono rojizo y te cuesta restablecer tu temperatura corporal, tus latidos cuando se presenta a una distancia que no hay necesidad de medir en metros. Porque, en fin, no puedes evitar pensar que tú en su vida debes ser una mancha; y que él en la tuya ocupa varios capítulos.


Revisemos la contraportada. 

domingo, 25 de diciembre de 2011

124.

Momento de tu vida en el que crees que los sueños se pueden cumplir. Y lo deseasdeseasdeseas. Pero luego tu perfecta burbuja explota y te estampas contra el suelo, despertándote con magulladuras de ese agradable sueño. Porque aunque en su momento no lo pienses, acaba llegando septiembre, que te deja ver, junto con la piel que se te descama, que ha acabado ese sueño de una noche de verano que parecía eterno. Pero que al final, como todo, tiene fecha de caducidad.

sábado, 24 de diciembre de 2011

123.

Vuelve a tener el mismo efecto. Entre la multitud, consigo distinguirte; y las mariposas de la intriga se convierten en huracanes al ver que la misma pregunta está escrita en tus ojos.

viernes, 23 de diciembre de 2011

122.

Sentía el vació en cada una de las millones de partículas de mi cuerpo y la verdad es que no se estaba tan mal. Luchar por luchar, lo dudo. Pero luchar por ti, cambia las cosas. Perdí el recuerdo de tu olor, pero no el tuyo. Y cuando algo se va, lo echas de menos, y después de seis horas todos los días (salvo fines de semana) sin decirte adiós, te daba la espalda y salía de tu mente hasta el día siguiente. Esa palabra tiene cuatro letras, pero muchas formas de sentirlo. Irracional, raro. Parecido a mi, incompleto por tu parte. Y si tu pelo negro no tenía dedos que surcaran sus múltiples mechones, yo lo hubiera hecho. Pero saltas, corres, ríes, aceleras, dejándome atrás, y tomas las curvas, y los cubatas con otras compañías, que conocen el sabor de tus labios, pero no mejor que yo. Crezco deprisa, aunque la altura no me acompaña. Consigo no tropezar. Tu sonrisa no se estropea ni aunque quieran colocarte bien los dientes con aparatos. Sigues igual de loco aunque crezcas. Niño, inmaduro. No me echas de menos, no pronuncias mi nombre, no tu rostro se inmuta cuando paso a tu lado. Tu mirada sigue igual de especial, de bonita. Tu corazón sigue casi bien. Te falta algo, pero no soy yo. Sueñas con superhéroes: con Linterna Verde y Capitán América; con ella, y sus besos, con su belleza y su nombre, que está grabado en ti; imborrable como un tatuaje. Como tú en mi. Porque algo ocurre. Llámalo destino, llámalo gilipollez, llámalo por mi nombre o como tú quieras. Porque los jodidos días veintinueve están en casi todo los meses- Y las malas decisiones en todas las acciones. Y tu recuerdo vuelve sin ser llamado, y apareces como si nada hubiera pasado. Y tu simple presencia me llena; y lo acabado vuelve a empezar.

jueves, 22 de diciembre de 2011

121.

Todos tenemos nuestros problemas. En algún momento (a veces excesivamente largo) de nuestra vida nos golpea por la espalda, y sólo deseamos que esa presión repentina desaparezca lo más pronto posible. Aunque en cualquier momento puede volver de nuevo. Cuando te sucede eso, lo único que piensas es que no puede haber nada peor. Ni te alivia el saber que mucha gente lo está pasando peor que tú.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

120.

Juego para hacer grande el nombre que hay delante de mi camiseta, no el mío.
Más de tres meses.

martes, 20 de diciembre de 2011

119.

Por todas esas veces que dijiste "no quiero". Y yo pensé: "-Sí quieres, pero no puedes."

Porque te hacen sentir pequeño.

lunes, 19 de diciembre de 2011

118.

Recuerdos de veranos (a)típicos. Donde si había algo más era miedo; quedaba menos para volver. Extremos opuestos de mismos lugares. Inexplicable, ilógico, pero cierto. Se trataba de una distancia que se podía medir en centímetros. Probablemente en milímetros, pero no tuve tiempo de calcularlo: porque fue igual que un relámpago: fugaz, momentáneo, que no te lo esperas, y tu cuerpo puede reaccionar con un sobresalto, un escalofrío. Escalofrío fue lo que tuve cuando se paró, y no hubo sospechas, sino aclaraciones de lo que ya esperabas. Era todo tan extraño que sentí el surrealismo en cada uno de los pasos que di después: equivocándome, como era de esperar, y desperdiciando oportunidades. Desperdiciando esa oportunidad.
Han pasado varios treintas, treinta y unos, y un veintiocho, y por suerte algo hay olvidado; por desgracia hay algo para recordar. Y cada vez que se recuerda se siente esa oportunidad que probablemente mandara el destino a una persona que de ellas carecía. Y por la falta de costumbre, no supo cómo aprovecharla, y ahora sigue presente; sigue cerca, pero de una forma relativa.

En verdad está a años luz.

domingo, 18 de diciembre de 2011

117.

Y es ahora cuando tengo que preguntar: ¿Por qué tantos otoños fríos?, ¿por qué tantas palabras perdidas? Y si no merecía la pena, ¿por qué intentarlo? No siempre hay que verse obligado. Puedes, y debes. Quieres, pero no es necesario. Se enfrían los cafés que te esperan, y te echan de menos los labios que ya no pueden besar. Y luego, al fin y al cabo tú, que no vuelves, que no estás. En verdad, creo que nunca has estado.

sábado, 17 de diciembre de 2011

116.

Sé rebelde. ¿Por qué? Es un símbolo de actitud. Ser rebelde no significa hacer que te odien. Significa ser a tu manera, sin reprimir tus ganas. No es hacer un drama de todo, ni un mundo de la nada, ni exagerar 182937430 veces las cosas. Es hacer lo que quieres como quieres y a tu manera. Libre, o no. Porque la rebeldía es eso. Tú pones tus propios límites, y si no los conoces, tienes mucho por descubrir.

jueves, 15 de diciembre de 2011

114.

Y ahí, justo en ese momento, fue cuando lo estropeé todo.





Y después pensé: "Qué pequeño es el mundo".

martes, 13 de diciembre de 2011

lunes, 12 de diciembre de 2011

111.

No sé si sabrías decirme qué vacíos se pueden llenar y cuáles no. "Echar de menos" es algo aplicable a diferentes tipos de distancia. Hay te quieros servibles a cinco kilómetros, quinientos, o simplemente cuando no hay distancia salvable. Tienes toda la vida para conocerte, pero prefieres saber más cosas sobre mi. Hay canciones, películas, anécdotas increíbles/imprescindibles que debes saber porque me hacen referencia. Porque dicen cómo me siento, o me provocan lágrimas que se pueden interpretar de diferentes maneras.
Es bonito que te digan que le gustas tal y cómo eres. Es más bonito aún que te lo diga él.
"Hay caminos que se pueden recorrer para llegar a un destino. Un destino del que quizás, ya nunca quieras volver".

---
No me deja comentar. Cuando pueda me paso por vuestros blogs. Lo siento.

domingo, 11 de diciembre de 2011

110.

No es necesario que te diga las canciones que han hablado de historias parecidas. Hay que empezar a demostrar, además de aparentar. El control es el que te deja poner los límites; por hoy podríamos esconderlo, sólo para que no nos molestara. La noche dicen que es joven, y la vida te deja a la mitad. Esperar a que pasen las múltiples tormentas que se avecinan. Si vivimos en una época de cambios, a mí me han llegado todos de golpe. En determinado momento decides tirar la toalla, terminar con ello.
Y no sé si estoy cerca. Empieza a poder conmigo.

viernes, 9 de diciembre de 2011

---.

Aviso: Si esperabas una de las chorradas que suelo publicar, puedes pasar de leer esta entrada.
-Llevo en Blogger más de un año. Al principio pensé que nadie me seguiría, y, por motivos personales tuve que eliminar el primer blog que me hice. Llegué a tener 30 seguidores. Me sorprendió que tanta gente pensara como yo, os agradezco eso; da fuerzas.
Me creé uno de "deportes". Si aún no estáis informados, mi sueño es ser periodista deportiva, y espero poder conseguirlo. Pero no he escrito esto para hablar de ello:
El caso es que siempre he sido anónima para vosotros. Simplemente soy muy introvertida, y no soy capaz de enseñar a la gente lo que escribo, o lo que pienso. Nadie que yo conozca sabe que tengo este blog. NADIE.
Ni vosotros mi nombre, que por supuesto, no es "Bi". Fue lo primero que se me pasó por la cabeza. Nunca nadie me había llamado así, y ni si quiera sé porqué motivo lo puse.
-El caso es que me gustaría decírselo a gente muy próxima a mí. Es decir, a esas personas que siempre están contigo, te aconsejan, y te quieren por cómo eres. Pero yo no soy como lo que escribo aquí en la vida real.
Soy una sombra en Blogger, y una infiltrada con mis amigas. Todas y cada una de las cosas que escribo aquí ES MI VIDA. Y vosotros me conocéis mejor que cualquier persona por ello; porque todos los relatos y todas las paranoias que corresponden a un número ascendiente, es lo que hay en mí, y no tengo el valor de contárselo a nadie más, porque no sabéis quién soy, no sabéis mi nombre, mi edad, (mis gustos sí) qué hago fuera de la pantalla...y por ello siento que todo es un fraude.
Me gustaría "no sentirme tan sola", y ser capaz de informar a la gente que me rodea lo que hago. Pero bah, no hay agallas. Siento ser tan pesada, pero esto a veces me parece una chorrada sólo por eso.
Pongo los comentarios sólo para saber vuestra opinión, si la queréis dar. Creo que ya los voy a dejar de forma permanente.
Gracias por aguantarme. (Cosas como estas, y demás).
Bi, exasperada.

109.

Me miró con esos ojos negros. Como la noche, quien había presenciado múltiples veces lo que sentíamos y lo que queríamos...simplemente al otro. Su olor se hizo intenso por culpa de la lluvia, tanto que a dos metros seguía presente. Dos metros eran tres pasos, tal vez cuatro, con cuatro ya estarían nuestras frentes juntas. Su pelo mojado me tentó, quise apartar esa humedad acariciando sus mechones, llevándome múltiples gotas de agua que habían estado en contacto con su pelo castaño, con el que tan bien conjuntaban mis dedos.
-¿Sabes? Los mejores momentos que hemos pasado...-miró al cielo achinando los ojos, para que el agua no contactara con ellos-no han sido entre sábanas, ni sobre un colchón, ni con sudor...no-se repitió casi más para sí mismo que para mi, y añadió algo que me descolocó-Nunca te he visto tan bonita como debajo de la lluvia. Todas las veces que no dejábamos pasar el agua entre nosotros, todas y cada una de esas veces, han sido lo que siempre llevaré conmigo. El ver tu pelo mojado y que me entren ganas de acariciarlo para sentir ese frío, o para hacerlo desaparecer. Aquí, en la calle, el agua, tú, y yo. No necesito más. Ni que me sobre ropa, ni que me falte sentir tu cuerpo cálido junto al mío. Sólo la lluvia sobre tu cazadora mojada, y sentir tu corazón cubierto bajo cuatro capas de más. Eso es todo.
Y desaparece. Le conocí, le amé, le extrañé bajo la lluvia. Y ahora querría besarle, y no tener que echarle de menos entre tantos charcos de recuerdos.

-Que calan-
Dime dos maneras de no echarte de menos.

jueves, 8 de diciembre de 2011

108.

Es jodido saber que esa persona sólo va a ser eso contigo: persona. Que no os va a unir nada..

miércoles, 7 de diciembre de 2011

martes, 6 de diciembre de 2011

106.

Me apoyo en el marco de la puerta, cerrándola lo máximo posible. Impidiéndole pasar.
-¿Por qué no quieres que entre?
-Porque si dejo que entres, no podré dejarte marchar.
Acorta los centímetros que nos separan, hasta que siento su respiración en mi frente, y se limita a decir:
-De eso se trata.

lunes, 5 de diciembre de 2011

105.

Todo es una tapadera. Ahora no me apetece ni escapar. Siempre ha sido lo que tú pidieras, cuándo y cómo desearas. Saber decir "no" es de valientes, pero los que siempre dan lo que se les pide no son cobardes; simplemente son los que merecen la pena. Los que no te fallan ni después de que tú sí lo hagas muchas veces. Puedes sonreír cuando te lo piden, o intentar esconderte hasta que te ignoren. Puedes rezar porque nieve, o porque falten cuarenta y cinco minutos para el final y quieres que la adversidad sea inversa. No importa las veces que falles, seguro que hay alguien que ha metido la pata más al fondo que tú.

-Tío, tienes que ser optimista.

domingo, 4 de diciembre de 2011

104.

Hay cosas que necesitan un esfuerzo mayor para poder conseguirlas. Es ahí cuando se demuestra quién de verdad se deja la piel por lo que desea, y quién dice y no hace. Tu momento llegará tarde o temprano, puede que ahora sea el suyo. Pero yo sé lo que eres, lo que quieres. Y sé que nunca me vas a fallar sin haberlo intentado. Y que te cuesta aceptar un "no" por respuesta.

sábado, 3 de diciembre de 2011

103.

"Tiene un corazón tan grande que hace que el cuerpo no le duela cuando ve que puede ayudar a su equipo" #23

viernes, 2 de diciembre de 2011

102.


Te tienta porque quiere verte ceder. Flaqueas cuando giras y ves que está. Te paras, pero no del todo. Como cuando oyes el sonido de tu móvil pero no quieres cogerlo porque sabes quién es. Tambaleas, porque una parte de ti aún tiene como acto reflejo responder a esa llamada. Pero no cedes. Recuerdas el sonido grave de su voz, sus brazos, su fuerza, y sus ojos azules, y duele. Pero avanzas como puedes, ya que quieres hacer ver que no te afecta, que no te mata por dentro; que las noches ya saben el color de tus ojos cuando los refleja la luna.
Sólo te pido que seas fuerte. Que no des signos de flaqueza que te delaten como hice yo. Porque tú ya has pasado por mucho, y los jugadores que llevan mucho tiempo en cancha necesitan un merecido descanso.

jueves, 1 de diciembre de 2011

101.

Tranquilo, el resto del ruido sólo es relleno. Cuando todo estás patas arriba y las soluciones son ínfimas (¿las hay?). Hablas como si no supieras quién soy, pero en realidad me conoces más que yo a mi misma. Torbellinos que contienen sentimientos y me hacen dudar. Tengo poca libertad cuando soy yo quien me pongo mis propios límites (a pesar de que los ponga muy altos). Puedes encontrarme a las dos de la mañana en un bar de buenas o llorándote en mi cama. No soy bipolar, sólo hay momentos en los que no puedo con ello. Son abrazos que dan más calor que cualquier estufa; son ausencias que matan más que cualquier puñalada.
Son tiempos duros, no dejes de confiar en mi.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

100.

Si estoy tan mal, ¿por qué no puedes escucharme por las noches?
Si veo que no te importa, si a nadie le importa, y todos hacen cosas dañinas.
De un grano, una montaña. De una frase, un mundo. Nada se nos queda pequeño cuando creemos que nos hacen daño. Pero, ¿y si no nos hacen daño? ¿Y si nos protegen de lo que otros pueden herirnos?
Te ponen una capa invisible que te hace diferente de repente. Y no estás agradecido porque sigues pensando que los malos son ellos.
Has madurado, has cambiado tú, y has cambiado tu mundo.
Hay una persona que te lo ha puesto patas arriba, pero ya no te sientes herida, porque ya te han abierto los ojos, y te han hecho ver la realidad.

martes, 29 de noviembre de 2011

99.

-Hay personas en este mundo, joven Dani, que te alimentan con sólo verlas. No necesitas más. Te dan energía...



Si tú me dices ven, lo dejo todo, pero dime ven.

lunes, 28 de noviembre de 2011

98.

El frío era intenso. Las manos cada vez sentían menos, y los labios cada vez eran más morados. No sabía a dónde iba. Pero quería llegar antes de perder los dedos de los pies. ¿Se le podía congelar el cerebro viva?
Entonces lo vio. Su casa. Con la chimenea echando humo, y la ventana con la luz encendida. Sabía que no debía. De los errores se tenía que aprender. Pero a ella eso de aprender no se le daba muy bien; y el frío intensificaba las ganas de estar entre sus cálidos brazos.
Ya había tropezado varias veces con las misma piedra. Y siempre que se levantaba, volvía a dirigirse hacia ella con el mismo propósito que las anteriores. Y una parte de ella le intentaba hacer recapacitar. Ya no podía ser esa niña ingenua que se dejaba llevar y acababa haciéndose daño. Tenía que madurar y ser adulta....pero madurar tampoco era lo suyo. Así que siguió hacia delante, atravesando la fría noche. Ya le tocaría madurar más tarde. Mientras tanto, se equivocaría una vez más.

domingo, 27 de noviembre de 2011

sábado, 26 de noviembre de 2011

96.

Las mejores ideas para mí son las más ridículas para ellos. Y las más idiotas para mí son las que más les agradan.
Rara de mí.

viernes, 25 de noviembre de 2011

95.

Están los que echas de menos, pero no quieres admitirlo; los que se lo dices, pero tampoco haces nada por verles. Los que te quieren y te lo dicen; los que además lo demuestran, y los que te hacen dudar.
Están los que te saludan, los que pasan, los que te abrazan con confianza, y cuyo contacto no quieres perder.
Están los que te besan en la mejilla, los que te aceleran el corazón simplemente por la proximidad. Los que buscan tus labios, y te buscan a ti. Pero no te dejas encontrar.
Los que se ríen de tus gracias sin que la tengan, los que te ven llorar, los que te abrazan y dejan que llores, y los que secan las lágrimas y las transforman en una risa que te hace olvidar (al menos por el momento).
Están los que saben cuándo no quieres, los que insisten, y los que te dan tiempo. También los que se arrepienten, los que quieren tu perdón. O más, te quieren a ti, pero tardan en darse cuenta.
Los que no te importa que oigan lo mal que cantas, y con los que apenas susurras la letra.
Están con los que te vas por la Gran Vía, y con los que te vas por los pasillos. Quien te ve, y te grita para que te des cuenta, y los que se quedan callados esperando que no les veas.
Hay muchos, todos diferentes, y algunos especiales. Y siempre unos más que otros.
Y tú, Xus, siempre vas a estar aunque tú a mi no me incluyas más.
Eres de los primeros de todo esto, rubio.

jueves, 24 de noviembre de 2011

94.

No es mi media naranja, ni mi alma gemela. Es más, casi no le conozco. Mentira. Es más que eso:
Es a quien destacar de tus amigos poniendo un "mejor" delante. Es una mirada hipnotizante en un laberinto de necedades; una palabra inteligente ante la ausencia de sabios. Es color. Ilusionismo. Es risa que sustituye a lágrimas. Es el momento de calma que precede a una tormenta de locuras. Pero, sobretodo, es no saber con un "gracias" agradecer lo que alguien tan grande hace por ti.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

93.

And the days just go by, leaving questions in my mind. I guess I'll find the answers someday in another life.

martes, 22 de noviembre de 2011

92.

Miraba en todas direcciones, anhelando alguna presencia.
Recorría las calles de Madrid buscando momentos que detener en su Canon.
No se detenía, pese a que le sobrara tiempo. El café se le enfriaba en casa, y ella seguía por ahí. Volvería a aquel lugar, aquellas fotografías que dolía solo de verlas las volvería a hacer.
Volvería a pedirle ver su espalda, y recordad  sus lunares, e intentar sanar sus cicatrices. Pero se quedaría siempre con las ganas. Haría lo que fuera por ver...por verle a él.
Todo cambiaba, el tiempo pasaba, y con él las manos que surcarían su espalda.
La que tantas veces le había servido de almohada.
Y cuyo calor añoraba desde que empezó a hacer frío.
Y no tenía dónde resguardarse.

lunes, 21 de noviembre de 2011

91.

-Hay veces en las que, simplemente, te gustaría ser como los demás. No ser tan...diferente. No tener malos momentos marcados en tu piel, y, reír con tus amigos a carcajada limpia...
Lo que no sabes es que tú no estás hecho para ser como los demás, sino para ser como eres tú mismo: especial, y único. Y sólo puede apreciarlo la gente que al final te acaba mereciendo la pena.
Los que resultan ser imprescindibles, y más tarde, insustituibles.

domingo, 20 de noviembre de 2011

90.

A veces lo único que necesitas es el máximo de volumen, el mínimo de realidad, y mucho, mucho desahogo.

sábado, 19 de noviembre de 2011

89.

Careces de valor. No ganas con el tiempo, sino que a medida que pasa, vas sacando más detalles tuyos a la luz. Y es obvio el por qué los has intentado ocultar hasta ahora. Te diría que aprendieras a respetar para que hicieran lo mismo contigo. Nos compadecemos de ti, no nos das respeto, si no otra cosa bastante distinta. Crece, abre los ojos, y date cuenta de que el mundo sigue girando aunque tú te empeñes en pararlo. Que si juegas con fuego, se te acaba yendo de las manos: de ahí tus quemaduras. Y que si dices perdón, dilo de verdad.

Jamás pienses que somos como tú.

viernes, 18 de noviembre de 2011

88.

Decía que su destino estaba escrito en estrellas negras. Que sí era posible, y que sólo se asustaba con un Tenemos que hablar. Que estaba harto de todo, de todos; y que nunca era problema suyo. Su modestia decrecía a medida que aumentaba su ego. No estaba bien, bueno, en verdad, nadie lo estáLe sobraban horas a sus noches, y necesitaba energía por las mañanas. El recorrido de tu mano hasta tu hombro se lo tomaba con calma, como si quisiera comprobar que cada poro de tu piel se estremecía a su tactoEsto era un hecho. Mataba el tiempo entre poemas de Bécquer, y televisiones encendidas a las que nadie prestaba atención. Le llamaban iluso, y Alejandro, que para él era lo mismo.
Su mundo se resumía en ella, ella, y ella. Pero aquello no era recíproco. Y tarde o temprano, las diferencias se notan, los pilares ceden, y la "perfecta" estructura de su mundo, se viene abajo.
O, simplemente, se va.

jueves, 17 de noviembre de 2011

miércoles, 16 de noviembre de 2011

86.

En esta vida hay miradas que enamoran y gestos que matan. Hay malos, buenos, y caballos lentos que ayudan a ganar a los segundos. Hay princesas de verdad, y otras que se lo creen. Hay sapos que dicen ser príncipes, pero que sólo buscan algo de cariño. Hay coches lujosos, dinero oscuro, y pobreza en el sur. Hay cosas intensas que no se ven, y a las que llamamos sentimientos. Están los bonitos y los feos. Y los más fuertes aquí son el amor y el odio; y en las películas siempre gana el primero.
Hay cosas pequeñas que valen mucho, y cosas grandes que se desprecian. Hay sueños, y miedos, relámpagos y truenos que te pueden asustar. Enfermedades, y curas, aunque no para todas. Hay asesinatos, y palabras que te rompen. Ambos duelen, pero sólo unos son definitivos. Hay momentos inolvidables y escenas que te gustaría no recordar. Sangre y esfuerzo que no se ven recompensados. Hay premios por cosas que haces bien, y palabras hirientes cuando erras una vez más. Hay críticas que te destruyen, y personas que te ayudarán.
Y luego, estás tú, porque lo mejor siempre va al final.

martes, 15 de noviembre de 2011

85.

¿Sabes cuando tienes la sensación de que estás buscando algo y no sabes lo que es?


Debe ser que aún no te has fijado en que estoy aquí.

lunes, 14 de noviembre de 2011

domingo, 13 de noviembre de 2011

sábado, 12 de noviembre de 2011

82.

Ojalá no tengo tanto miedo cuando llegue el final.
Por mi torpeza, por mi falta de fuerza y mis ganas de gritar cuando las conversaciones terminaban con un portazo. Porque durante un tiempo fui "tu chica", hasta que hubo un plural. Por no dormir pensando en dónde te habías metido, y ver en tus ojos un miedo que compartíamos.
Por todo eso. Debilidad, y demás.
Por no decir nada, pero saberlo todo.

viernes, 11 de noviembre de 2011

81.

Del amor al odio hay un paso. Y del odio al olvido, una distancia mayor. Pero algun@s tienen la directa puesta.

jueves, 10 de noviembre de 2011

80.

Soy libre de ir y venir. De saltar, darme la vuelta o reír hasta reventar. De no maquillarme, ni ir a la última. De cantar bajo la lluvia, o usar un peine como micrófono. De escuchar My Chemical Romance, Good Charlotte, y Bon Jovi. De sonreír a desconocidos, y aceptar cumplidos.
Soy libre de decir "no", y dar oportunidades. Soy libre de ti, y de mis celos. Ahora soy libre. No estoy echa para estar en una jaula. Necesito moverme, hablar mucho, y, si me apetece volar. Pero lejos de ti, porque ahora sí, se acabó.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

79.

No te sientas nunca mal por ser diferente.
Es lo que te hará especial a sus ojos.

Es lo que te hace especial a los míos. H.

martes, 8 de noviembre de 2011

78.

No todo está escrito. Y si no, siempre nos quedará algo de tippex para borrarlo.

lunes, 7 de noviembre de 2011

77.

Lo peor del ser humano es que es capaz de destruir lo que desee si tiene el poder necesario para hacerlo.

domingo, 6 de noviembre de 2011

76.

Y si intentas moverte cuando estás paralizado. Deja pasar la luz aunque sea opaco. Y siendo opaco ilumina un día gris con sólo sonreír. La diferencia entre perderte y perderse es que o eres tú, o soy yo. Nunca podemos ser los dos. Es como por las noches, hace frío. Pero por el día, un abrazo te da todo el calor que necesitas. Compi, ven a mi lado. Que nos quedan muchos exámenes que suspender, y muchos aprobados que celebrar. Y si hueles a tabaco, no importa. Porque eso es lo bueno; que tu olor es sólo tuyo, y que cuando me abrazas, me llevo algo de ti conmigo.

sábado, 5 de noviembre de 2011

viernes, 4 de noviembre de 2011

74.

¿De qué sirve que te diga que no dejo de pensar en ti desde que me despierto?¿De qué sirve que a veces no puedo ni pensar con claridad ni hacer bien mi trabajo como es debido? Explícame qué gano diciéndote que únicamente siento miedo como los demás, cuando pienso que pueden hacerte daño. Esa es la razón por la que estoy en este porche Ivy Walker. Temo por tu seguridad por encima de todo. Y sí, bailaré contigo en nuestra noche de bodas.


El bosque.

Puedo morir una y mil veces de amor después de ver esta escena.

jueves, 3 de noviembre de 2011